Alicante, estercolero de Europa

Alicante, estercolero de EuropaAlicante, estercolero de EuropaAlicante, estercolero de EuropaAlicante, estercolero de EuropaAlicante, estercolero de EuropaAlicante, estercolero de EuropaAlicante, estercolero de EuropaAlicante, estercolero de EuropaAlicante, estercolero de EuropaAlicante, estercolero de Europa

H ace unos años, el periodista alemán Tim Muke, residente entonces en la vieja Lucentum, publicó en una revista de gran difusión en toda la Costa Blanca un artículo que resultó muy controvertido por la crudeza con la que trataba los pros y los contras de aquel Alicante. Hoy, la situación no sólo no ha mejorado sino que ha empeorado sensiblemente.

Las buenas gentes de Alicante siguen siendo las mismas de entonces -las malas, también-, pero la ciudad no. La suciedad, el abandono generalizado del mobiliario urbano, y los conocidos “huevos fritos”, vomitonas que flanquean las calles más céntricas, son la marca identificativa de un Alicante degenerado, ruidoso, inseguro y dejado de la mano de dios.

La llegada al poder (con p) de la actual mandarina municipal -la guapa, guapa, guapa, como la llaman y conocen sus incondicionales, los mismos que mañana la arrastrarán por el fango, como siempre ha sucedido- enfrascada en sus negocios personales, por los que la Justicia ya la ha llamado a capítulo y que le van a costar el puesto más pronto que tarde, no ha supuesto el avance que los fieles auguraban de una “mano femenina” en la alcaldía. Cuatro macetas colgadas en farolas, que hay que regar a diario, una a una, con el consiguiente gasto en mano de obra, es la herencia que la Castedo “la Floristera” nos dejará a los habitantes de la otrora bellísima y lustrosa Alicante. Y poco más. Para ver lo que era Alicante, el sufrido lector no tiene más que ver las fotos antiguas -y también relativamente recientes- en la sección Galería de Fotos de esta misma revista.

A la guarrería general que se aprecia a diario en cada uno de los rincones de la ciudad, junto a edificios históricos de propiedad pública a pique de piqueta, envueltos en redes para que no caigan los cascotes sobre la cabeza de los viandantes -como ocurre con el propio edificio consistorial-, hay que añadir las zonas de botellón que los jóvenes de todos los puntos del mundo, Erasmus en su mayoría, invaden jueves, viernes y sábados, con las lógicas molestias, hasta las tantas de la madrugada. La imagen del monte Benacantil todos y cada uno de los domingos del año, sobre todo en la zona del parque de la Tuna, es de auténtico asco.

Bolsas de Mercadona e Hipercor jalonan los accesos al castillo, declarado Bien de Interés Cultural, a modo de “papel higiénico”, manchadas de heces, de mierda humana, que nos dejan de recuerdo a los demás. Todo ello aderezado con un “dulce” hedor a meado y vomitonas. Son las bolsas que usan los jóvenes de entre 13 y 25 años para comprar alcohol cuyas botellas, muchas veces hechas añicos, esparcen por el entorno.. Unos senderos y un parque que costaron al erario público un ojo de la cara y cuyo mantenimiento, “gracias” a esos “angelitos” que la Castedo tánto quiere que “disfruten”, nos cuestan en reparación y limpieza extra un huevo y la yema del otro. A este paso nos quedamos en el chasis, como aquel manco del chiste al que le cortaron el otro brazo “pa compensar”.

Las miles de denuncias vecinales no sirven para nada. El intendente de la Policía Local tiene orden personal y directa de la todavía alcaldesa, gallega ella, para que “no molesten a los pobres chicos, que se están divirtiendo”, mientras los vecinos tienen que ver cómo la puerta de su casa es el cagadero municipal, donde las roturas de lunas en los coches o el baile encima de los capós por menores de edad borrachos no son la excepción.

Muy cerca de ellos, el “supermercado de las drogas” no sea que a los pobres adolescentes le salgan espolones de andar mucho en busca de “polvos de la felicidad” -los que se meten por la nariz, como el rapé de antaño, no los otros, que haberlos, haylos, hasta sin consentimiento, que ésa es harina de otro costal-, y todo gracias a la “generosidad” de la aún alcaldesa, Sonia Castedo, y de su mal entendido “buenismo” para con los jóvenes. Flaco favor hace. Pero eso a ella “se la suda”, como se la sudaba al alcade Tierno Galván en los años de la “movida”. La Castedo sería algo así como la Tierna Barragana de la política alicantí, si se me permite el juego de palabras.

Alicante es hoy una de las ciudades más inhabitables de España, y ello en aras del mantenimiento de un ruinoso turismo de mochila y bocadillo, mientras las putas callejeras  flanquean todas las carreteras de acceso, sobre todo en la antigua carretera de Murcia, en la zona de las harineras, y en los alrededores de uno de los prostíbulos más grandes y horteras de España, cuya publicidad lucen, sin rubor, todos los taxis de Alicante.

No quiero con este artículo parecer el menos alicantino de los alicantinos. Todo lo contrario. Si hemos llegado a esta situación es porque los palmeros de “la guapa” (je), que tan ordinaria me parece a mí, personalmente, dedican todas sus energías a convencerla de que es su ombligo el horizonte de Alicante. Pero es que esta ciudad es mucho más que el agujero con el que su madre la alimentó cuando era un nasciturus. Eso sí, una feta monísima de la muerte, y rubia, rubia, rubia. Guapa, guapa y guapa.

Alicante, “la millor terreta del mon”…

El marqués de Dosfuentes

Comentarios de los lectores

Etiquetas:

12 Respuestas para “Alicante, estercolero de Europa” Subscribe

  1. alicantesolo 11/06/2012 aa 14:58 #

    Este artículo es bacofia pura y dura, digno del catastrofismo Jordi Évole… tendría que daros verngüenza escribir artículos asi cuando os haceis llamar alicantinos…

  2. jaquemate 11/06/2012 aa 20:04 #

    Si claro, un articulo catastrófico no?, olvidaba que nuestra alcaldesa solucionaba todos los problemas con una muy buena medida… PONER FLORES!

  3. Enrocado 12/06/2012 aa 0:21 #

    Justo: “bacofia”, de baco, dios del vino, del calimocho y de la cerveza caliente. La impieza en Alicante y el civismo de los alicantinos, sobre todo de los jóvenes, brillan por su ausencia.

  4. alicantesolo 12/06/2012 aa 0:25 #

    Quizas la culpa sea de los viejos, seguramente como tu, que sois unos amargados y lo unico que sabeis hacer es tachar todo lo que hacen los jovenes!

    Alicante es una de las mejores ciudades del españa, nada mas hayq ue ver la cantidad de turistas que recibe…. por algo sera no?

  5. Enrocado 12/06/2012 aa 0:28 #

    Sí, de turistas muertos de hambre

  6. alicantesolo 12/06/2012 aa 0:29 #

    que dejan dinero!

  7. Enrocado 12/06/2012 aa 0:30 #

    A las empresas de mantenimiento que pagamos con nuestros bolsillos.

  8. alicantesolo 12/06/2012 aa 2:27 #

    y a bares, hoteles, tiendas… de nuestra ciudad

  9. Enrocado 12/06/2012 aa 14:43 #

    Bares, pocos o ninguno. Como mucho una triste cerveza en alguna terraza. Hoteles, menos aún. No hay más que preguntarle a los hoteleros si prefieren cerrar o que los akupen los mochileros con mochilas cargadas de latas de comida de sus países. Sin mencionar que el Postiguet es un hotel al aire libre que, si mal no recuerdo, ha dado más de un “susto” a las máquinas de limpieza “tragándose”, literalmente, ciertos “habitantes” pseudo humanos que dormían allí junto a su mochila. Por supuesto, no compran ni comida, ni ropa, ni nada de nada. Es la ciudad de la guapa, guapa, guapa, a la que como se le pare una mosca justo debajo de la nariz, el vivo retrato de Hitler, pero con tetas…

  10. Petón 19/06/2012 aa 21:13 #

    En realidad estas fotos se pueden tomar en cualquier esquina de alicante, y mas en hogueras!

  11. guiri 19/06/2012 aa 21:24 #

    las mismas manchas se ven durante semanas, se kitan algunas cuando yueve

  12. anonimo 21/06/2012 aa 5:16 #

    Sin olvidar los ” Shulakillos” de barrio que van de “gitanikos” y no paran de buscarse folonres. Estos son los peores, ya que además de intentar hacerse los valientes, manchan la imagen de una ciudad y una sociedad, como la gitana, que intenta sacarse las castañas del fuego como todos hoy en día.

    La policía debería controlar más los delitos y la violencia juvenil, en vez de intervenir, cuando intervienen claro, en “gilipolleces”…

    También es culpa de la cultura camorrista de este país, donde presuntamente la ley del más fuerte se supone que es la que impera. Señores políticos, acaben ya con la delincuencia juvenil, lo pido por el futuro del país… En estos momentos, principalmentew en hogueras que es cuando más abundan estos seres, es cuando deseo formar parte la sociedad escandinava donde cada un va por su lado

Dejar un comentario

*