Morada terremotera (II… o III)

Morada terremotera (II… o III)

T iempo ha, en mis años de morador en Lorca Digital, publiqué una noticia de esas que por inverosímiles parecen sacadas de una cabeza calenturienta. Hablaba entonces de un estudio que cierta universidad de renombre había  hecho sobre los terremotos de Lorca de mayo de 2011.

Decía el estudio que la masiva extracción de agua del subsuelo de Lorca podía ser la espoleta que hubiese activado ambos sismos. También hablaba de que la ampliación del pantano de Puentes, y el peso consiguiente del agua embalsada en un suelo tan fracturado como el lorquino podría ser otra de las causas de los terremotos. El hambre junto a las ganas de comer… No entraré en detalles de lo que decían los sesudos doctores universitarios porque acabaría el personal desertando de mis moradas, y no es plan, que bastante me caliento mi cabecica para escribirlas y si no las lee nadie he perdido el tiempo bellacamente; con lo que se confirma lo de mi “cabeza calenturienta”, pero en otro sentido.

Ni que decir tiene que cuando lo publiqué en Lorca Digital los fulanos de siempre, ante tamaña afirmación, dijeron aquello de “cosas del Mora”. Ahora resulta que como lo ha publicado un panfleto tan “serio” (y tan rojo) como 20 minutos ya no son cosas del Mora sino un escandalazo de tres pares del que no sólo se ha hecho eco algún que otro bloguero local sino el mismísimo telediario de Intereconomía. Eso sí, sin citar fuentes, como suele ser habitual en el medio de marras, capitaneado, entre otros, por el zagal de Antonio Martínez (QEPD), el que fuera dueño del taller Pemar.

Lo más gracioso de Intereconomía y de la noticia que pretendían hacer ver que era casi exclusiva mundial, es su insistencia en afirmar que se trata de “extracción de agua para beber”. Será para beber las cabras. O los Peranes. Igual el Perán bebía agua de ésa y claro, de ahí Intereconomía. Es que la sal atora las arterias y ya se sabe, se vuelve uno intereconómico, y atorado. Por eso el toro del logotipo, seguramente.

Yo me alegro mucho de que exista Intereconomía, no crean. Me lo paso muy bien, sobre todo cuando arroja la bilis aquel que fue jefecillo (no mucho) de “El Alcázar” y que hoy dirige “La Gaceta”, el periódico del Grupo. El mozalbete se llama Eduardo García Serrano, y entre sus ancestros se encuentra un tal Ramón Serrano Súñer, cuñado que fue del Generalísimo. García Serrano es una mezcla entre el marqués de Estella, Blas Piñar y la mona Chita, que no era mona sino más bien fea. Igual es porque era monicaco, fallecido el animalico en 2011. Conste que lo digo sin acritud, que a mí me parece muy bien que existan personajes como don Eduardo, el único que tuvo los bemoles suficientes para decirle a aquella tipeja catalana lo que todos pensábamos. Don Rafael, su padre, no lo hubiese dicho más claro. De tal palo tal astilla.

Pero dejemos al ínclito y centrémonos en Lorca, concretamente en La Torrecilla, la verdadera “zona cero”. Ahí es donde la extracción masiva de agua PARA RIEGO es la que ha provocado no sólo una bajada brutal del nivel freático del suelo patrio sino el hundimiento progresivo del mismo, medido por satélites de la NASA y puesto de manifiesto en el estudio arriba aludido. Si antaño Lorca estaba a 331 metros sobre el nivel del mar, medido desde el primer escalón del ayuntamiento de Alicante, que es la cota oficial, hoy está alguno menos, y todo gracias a los “Antonio el de los pozos”, a los Ortuño -los de la pensión-, o a Huertas “la Hilaria”, por citar algunos de los que dicen los doctores, que no yo, que han sido los verdaderos culpables de un terremoto con nombre y apellidos, y a los que aprovecho para saludar muy efusivamente, excepto a los Ortuño y, evidentemente, a Antonio, fallecido hace unos años. Iba a decir “al pobre Antonio”. Pobre, ahora, que no se pudo llevar “las perras”, pero cuando vivía no lo era. Si alguien tiene curiosidad por conocer su casa, en la lorquina avenida de los Mártires, llévese gafas de sol para no encandilarse con el oro chapado de las molduras de los techos. Y no es broma.

Dicho lo cual, me reafirmo en lo publicado en su día: el culpable de los terremotos es… ¡el Tirita!

Comentarios de los lectores

Etiquetas: ,

2 Respuestas para “Morada terremotera (II… o III)” Subscribe

  1. lopez-rey 14/11/2012 aa 11:44 #

    Aqui “el mora”, dice lo bueno y ademas le da la vuelta para hacerlo malo. Yo de verdad no me he enterado, si él está con la tesis de que la extracción de agua ha motivado el terremoto o la culpa es de la silla de ruedas de “Huertas la Hilaria”, por cierto muy amiga mia. Sinceramente creo Sr Mora, que no es este su mejor articulo, de ahí la escasez de comentarios. O uno está a favor de los comentarios del Sr. García Serrano o en contra, poro no a favor y encontra ó en contra y a favor. En Esto estoy con un amigo economista y sacerdote, o primero lo otro y luego economista, que trabajaba conmigo en la primera empresa cuando me vine de Lorca. El me decia, y creo que con mucha razón, cuando las primeras elecciones, que elegir un partido no significaba estar de ecuerdo con todo su programa, sino que era este el que más se aproximaba a tus ideas. Asi pasa con los personajes, que no estaras de acuerdo con el 100% de sus criterios pero es el que mas cerca está y eso me pasa a mi con Eduardo García Serrano

    • FJ Mora 14/11/2012 aa 14:49 #

      Yo creo, don lopez-rey que la culpa tampoco es del Tirita, como había llegado a afirmar al final, y mucho menos de la silla de ruedas de nuestra amiga Huertas. La culpable de tal desaguisado es la sudaca que le empuja a la silla, dicho sin acritud hacia ningún sudaca, entre los que tengo muy buenos amigos, amigas y hasta amigues, y que seguiré teniendo.

      Respecto a Eduardo… al artículo me remito.

Dejar un comentario

*