Robben, el gafe que dio la quinta

Robben, el gafe que dio la quintaRobben, el gafe que dio la quinta

A noche vimos un derbi alemán que puede caracterizarse de partidazo. Ocasiones para ambos equipos, presión, goles, juego, paradores y más. La final de la Champions se saldó, como siempre, con vencedores y hundidos, pero tanto los aficionados al fútbol como Wembley acabaron contentos, seguro, tras ver tal encuentro.

Tras el Barcelona que maravilló a Europa surgió la idea de que ese era el estilo a imitar. Hoy, con el Bayern de Heynckes como ejemplo de fútbol supremo, tenemos otro modo de ver el mejor fútbol. Jupp parece que se retira y lo hace con la ‘orejona’ bajo el brazo y el triplete a tiro de piedra.

El Borussia salió a morder, se plantaron en Wembley sin presión y con idea de disfrutar una final que el fútbol les había regalado. Empezaron presionando bien al Bayern y tuvieron grandes ocasiones para marcar, acudieron como un enjambre de abejas hacía la portería de Neuer y poco faltó para que se adelantaran en el marcador. Lewandowski, Kuba, Bender las tuvieron, pero Neuer las desbarató.

Los porteros facilitaron que llegáramos al final con un partido abierto. Neuer y sobretodo Wenderfeller desplegaron sus manoplas, e incluso el rostro, para evitar una celebración del bando contrario.

El Borussia pagó su esfuerzo y llegó fundido al tramo final. El Bayern, como el gran Bayern, aprovechó esta carencia con la velocidad de su arma más mortífera, ‘Robbery’, para acabar matando a la contra. Antes, el gol de Mandzukic y el empate de Gundogan, de penalti, habían puesto un empate que no se hubiera dado si Robben no hubiera mantenido su fatal don de las finales. El holandés falló hasta tres ocasiones claras pero empezó a despertar cuando dio el primero a Mandzukic. Finalmente, en el minuto 88, el posible villano de la noche se convirtió en héroe mandando a la red un pase de Ribery. Toque sutil que puso el 1-2 en el marcador casi sobre la bocina para el éxtasis muniqués.

Heynckes, tras ser campeón de Europa, acaba de nuevo sin equipo. Toca esperar para ver si realmente se acaba retirando o si cae ante la tentación de un nuevo contrato.

robben-barcelona-bayernKlopp, por su parte, ha creado un grupo ganador de la nada y han llegado a lo más alto de Europa. Es un entrenador con carisma que sabe trabajar dentro y fuera del campo. Estuvieron cerca, pero el maravillar a todo el continente no es más que una desventaja pues parece difícil que un grupo así tenga continuidad en la búsqueda de un sueño.

Finalmente, el Bayern de Heynckes, el equipo que nos ha maravillado en su salida a Europa y que ha ganado la Bundesliga con 25 puntos de ventaja se convierte en el justo vencedor. Justo vencedor porque supo sobreponerse a su bestia negra en una final que parecía para ellos maldita, justo vencedor porque supieron ganar cuando su rival flaqueaba y campeones de Europa porque han descubierto un fútbol nuevo que encarrila hacia la perfección.

IMG-20130408-WA0000Martín Manchón

@milcientoques

Comentarios de los lectores

Sin comentarios.

Dejar un comentario

*