A la tercera, Ancelotti

A la tercera, Ancelotti

A unque se oficializó ayer, era un secreto a voces que Carlo Ancelotti se convertiría en el próximo entrenador del Real Madrid. Desde la marcha de Mourinho el club andaba sin un capitán de barco para el primer equipo y es hoy, tras encontrarse Carlo con Florentino en el Santiago Bernabéu, cuando el nuevo proyecto empieza a tomar forma.

Florentino ha reconocido que este ha sido el tercer intento para fichar al técnico italiano, y ha sido ahora, a la tercera, cuando Ancelotti ha recalado por fin en el club blanco y con esto el presidente ha visto cumplido uno de sus deseos.

Las duras negociaciones con el PSG, quien no pretendía deshacerse del técnico que les ha hecho campeones de liga tantos años después, han hecho que el fichaje, definido desde hace semanas como “cuestión de horas”, se haya hecho de rogar.

Las fotos en las portadas estaban ya preparadas y todos esperaban el momento para escribir un titular que han tenido tiempo de pensar. Ancelotti ya está en Madrid y en sus manos se confía una nueva etapa que se espera sea mejor que las anteriores.

Ahora bien, se lleva días definiendo a Ancelotti respecto a Mourinho, resaltando las cualidades que el italiano posee y comparándolas con las de su antecesor. Pero Carlo es más que eso. Posee la característica del entrenador que ha estado en el campo, Ancelotti vivió su etapa dorada como jugador en el Milán de Sacchi, donde formó junto a jugadores como Donadoni o Rijkaard. Ganó dos Champions y apartó de una de ellas a la quinta del buitre. Doloroso para los blancos, pues aquella final se jugaría en el Camp Nou.

Sus primeros contactos con el banquillo fueron como ayudante de un Sacchi a cargo de la selección italiana. Tras esto, Reggiana, Parma, Juventus, Milán, Chelsea, PSG y ahora, Real Madrid.
Buena trayectoria la del italiano que vivió su mejor época en Italia a cargo del Milán. Durante su cargo, que duró ocho años (2001-2009), consiguió para el club dos Champions, dos Supercopas de Europa, un Mundial de Clubes, una liga, una Copa Italiana y una Supercopa italiana además de un buen juego desplegado en parte gracias al gran mediocampo del que dispuso, Seedorf, Pirlo y Kaká.

Su silenciosa trayectoria no quita lo abultado de su palmarés. Carlo Ancelotti es un técnico que sabe lidiar con todo tipo de vestuarios y sin esquema fijo. Como dijo en una entrevista hace ya unos años: “el buen entrenador es el que, en base a los jugadores de los que dispone, crea el sistema que más favorezca al equipo”. Estas palabras borran de un plumazo todas aquellas informaciones que daban por hecho que, como en el PSG, el sistema de Carlo en el Madrid sería el 4-3-3. Esquema con el que, para mi, no aprovecharía al máximo lo que le ofrecen los jugadores de la plantilla blanca.

Carlo Ancelotti tiene muchos retos por delante y el objetivo final será agradar a la afición con buen juego y títulos que lleven de nuevo la magia al Santiago Bernabéu. Para alcanzar el objetivo primero tiene que solucionar varios problemas que ya tiene sobre la mesa.

El primer debate y más sencillo para mi gusto lo encontramos en la portería. Tras el destrozo que Jose Mourinho realizó, separando a la afición y poniéndola contra su eterno capitán, Carlo Ancelotti deberá decidir entre Iker Casillas y Diego López. Todo hace pensar que estos dos serán los que ocupen la meta blanca y tirando de sentido común lo normal es que el mejor portero del mundo recupere su puesto. Simple y llanamente por esto, porque es el mejor.

Mas adelante encontramos el debate que protagoniza Kaká. Todo hacía indicar que este verano sería el definitivo y que el ‘8’ blanco abandonaría la disciplina del club, pero tras la llegada de Ancelotti, con el que Kaká fue campeón de Europa y Balón de Oro se reabre el debate. No está nada claro, pues el Mundial de Brasil 2014 es el último gran campeonato al que aspira el brasileño y tras los jóvenes y ambiciosos fichajes que se planean en Chamartín, Kaká lo tendrá muy difícil para hacerse con un puesto que convenza a Scolari de cara al próximo verano.

La media-punta es otro tema a tratar. Bendito problema este, pues el nuevo técnico blanco se encuentra con una zona del campo plagada de estrellas: Cristiano, Di María, Isco, Özil y los que puedan llegar son jugadores más que de sobra para afrontar una temporada que se antoja larga con garantías. El equipo blanco cuenta con muchos partidos y un reparto equitativo de minutos, a excepción del bicho, sería beneficioso para una plantilla que llegaría al tramo final con gasolina suficiente. Falta por ver si Florentino se lanza a por Bale. En este caso y casi con total seguridad sería Di María quien abandonara el club, contando con el mismo número de jugadores en dicho puesto y descontando con que a Cristiano se añadiría otro incombustible, Gareth Bale.

El ‘9’ es un tema para el que habrá que sentarse a hablar. Tras la casi segura marcha de Gonzalo Higuaín el club blanco peina el mercado en busca de otro delantero que supla al argentino con garantías sin olvidarse de los canteranos Jesé y Morata. Por esta razón este es un tema que puede traer algún quebradero de cabeza o definitivamente ninguno. Si el club y Ancelotti deciden contar con los flamantes goleadores de las categorías inferiores de España no habrá que hacer ningún desembolso en búsqueda de goles pues estos se confiarían a Benzemá, Jesé, Morata, Cristiano y los no menos llegadores Isco y Özil. Sí, sé que Jesé no es un ‘9’, pero nadie me va a negar que el chaval tiene mucho gol y llegada la ocasión puede ocupar el puesto con garantías. Si Florentino busca un ‘9’, que será lo más lógico pues confiar un aspecto tan importante a chavales tan jóvenes viene con un resultado incierto, los mejores colocados son los no menos baratos Cavani y Luis Suárez, saliendo cualquiera de ellos por entre 40 y 50 millones de euros.

Ancelotti decide y la afición ya opina. Para mi gusto, como aficionado al fútbol, el Real Madrid cuenta con dos delanteros que han hecho méritos suficientes para que, al menos, se confíe en ellos. De fichar un delantero más se les relegaría a un papel secundario, o más allá, sin contar con que en un futuro se ganen un puesto que quizá ya merezcan. Porque si el Real Madrid no confía hoy en estos dos canteranos, ¿cuándo lo hará?.

IMG-20130408-WA0000Martín Manchón

@milcientoques

Comentarios de los lectores

Etiquetas:

Sin comentarios.

Dejar un comentario

*