Devesa o cómo (mal) imitar a Gema Amor

Devesa o cómo (mal) imitar a Gema Amor

N uevo escándalo político en la capital del turismo patrio a manos, otra vez, del PP

 

Y es que no dan una a derechas (con perdón). David Devesa, el penúltimo friki-concejal conocido del señorío de Benidorme, ha saltado a los medios gracias a su renuncia como concejal de nada y a su salida del Partido al que pertenecía desde hace escasos dos años.

David José Devesa Rodríguez es un oscuro abogado que aprovechando la marea política benidormense, tras la salida de Gema Amor por la puerta de servicio, consideró que la rubia naufragaría en su empeño de tocar poder y que el PP volvería a coger el timón municipal. Craso error. Devesa se dio de bruces con la cruda realidad: Amor consigue la llave del Ayuntamiento. La prensa política, entre bambalinas, la llama “la alcaldesa”. Alguna se ha “atrevido” a llamarla de esa guisa sobre el papel; así ocurrió cuando Amor y Castedo, en una verdadera pelea de gatas, pugnaban en la inauguración de la línea del AVE Madrid-Alicante, la una por conseguir una “lanzadera” hacia Benidorm y la otra por torpedear las comunicaciones con la ciudad turísitica.

Devesa, inspirado en la traición de “la alcaldesa”, y decepcionado con haber sido relegado por las urnas a concejal sin “cartera”, contacta con algunos de sus compañeros que pública o privadamente han hecho críticas a la política llevada a cabo por el Partido Popular, tanto local como autonómico o nacional. Pretende encabezar un sector de descontentos que, saliéndose de la disciplina del Partido, pactara con los socialistas y con el Grupo de Liberales de Benidorm en un intento de conseguir algo de poder que el electorado no les dio; no porque no obtuvieran mayoría de votos sino porque fue insuficiente para formar gobierno, dando así la estabilidad que hoy está relativamente comprometida, sobre todo tras la salida del Grupo Socialista del concejal “no adscrito” Juan Ángel Ferrer. Confiado, lanza el órdago pretendiendo que algunos de sus compañeros le sigan en su traición. Sin embargo, en el momento de dar el paso lo dejan totalmente solo. Ya no puede echarse atrás. Devesa se ve obligado a renunciar no sólo a su militancia sino a su escaño, además del descrédito público en una ciudad en la que, como Benidorm, todo el mundo se conoce. Roma sí paga traidores pero el cupo está lleno.

El próximo lunes 8 de julio, a las 10 de la mañana, se hará efectiva la renuncia de Devesa en un Pleno extraordinario más que controvertido, renuncia que el propio Devesa ha oficializado ante el seretario general municipal. El todavía regidor benidormense se negaba a convocarlo alegando que se podía hacer el trámite de sustitución, pasados 10 días naturales desde la renuncia oficial, ante la Junta Electoral. Esto daba un margen de tiempo a Navarro para disponer de empate de votos en el próximo Pleno ordinario y poder sacar adelante algún que otro tema espinoso gracias a su voto de calidad. Los servicios jurídicos del Ayuntamiento han hecho cambiar de opinión a Agustín Navarro. Nadie sabe con exactitud si el lunes todo irá como está previsto o habrá alguna que otra sorpresa. Es por esa incertidumbre, entre otras, por la que Navarro se resistía a convocarlo. Las aguas no están precisamente calmadas y el Pleno se podría convertir en una verdadera jaula de grillos.

El teórico sucesor de Devesa es el funcionario municipal, vecino de La Nucía, psicólogo-sexólogo y abierto defensor y promotor de los “derechos” del lobby gay, en sus ratos libres, Lorenzo Medina Juan, imagen que en una de las ciudades abanderadas de este “movimiento” en teoría podría atraer adeptos que hasta ahora votaban a partidos de izquierdas, quienes históricamente se han arrogado la defensa de los “derechos” de este tipo de minorías. Craso error, pero así lo barajan las mentes calenturientas que desde siempre manejan los hilos de la “derecha” local, porque el Partido Popular de Benidorm no es ajeno a lo que ocurre con todos los demás: es patrimonio de ciertas familias, en su más amplia acepción…

Texto y foto: FJ Mora

Comentarios de los lectores

Etiquetas:

Sin comentarios.

Dejar un comentario

*