El monotema

El monotema

D e verdad que esto del monotema es algo que no esperaba yo hacer. El problema es que no tengo otro remedio más que nada porque es tema de actualidad municipal y, claro, o me hago eco o hago como casi todos los demás: pasar de puntillas, y eso de andar así mejor se lo dejo a Nuria Periago o a Belén Doslópez que ellas sí lo controlan. Así que, como suelo hacer, aprovecho para saludar a ambas dos de las que hace años nada sé.

A vueltas con el interventor municipal, que espero no ande leyendo estas mis Tontolinadas con el fin de que el hombre se recupere lo antes posible de su baja, no vaya a pasar de baja a bajón, y aclarando que nada tengo ni a favor ni en contra sino todo lo contrario, resulta que el Tribunal de Cuentas, como esta mañana ha confirmado en una radio pirata un concejal de cuyo nombre no puedo acordarme, ha admitido a trámite la denuncia interpuesta por ese mismo munícipe, dando cuenta a la fiscalía de ello por si encuentra indicios de ilícito penal.

La pura y simple admisión a trámite de una denuncia no supone nada a priori, salvo que instruirán y verán qué se encuentran. Decía en mi anterior Tontolinada que el dicho Tribunal estaría siendo objeto de presiones por parte de gentes interesadas en que la presumible mala praxis del interventor no sea constitutiva de nada. O de casi nada. El problema es que no sería Lorca el único municipio donde el interventor tiene contrato en distintos ayuntamientos con el horario solapado. Una colleja, con devolución de lo indebidamente cobrado y posible suspensión de empleo y sueldo es algo que los presuntos presionadores al Tribunal de Cuentas no quieren que se contemple. El efecto dominó entre todos ellos dejaría a España sin interventores y a los ayuntamientos en manos de interinos, caso del de Lorca en este momento, mientras dure la baja médica del “señor interventor”. Nadie se asuste, porque en Lorca tenemos al amigo Martín que, de seguro, hará su trabajo como las hormiguicas, por la cuenta que le trae. Veremos en qué acaba todo esto y ojalá mi informante se equivoque y el Tribunal sea exquisitamente imparcial. Lo diré, como es natural.

Por otra parte, cambiando de tercio, el patio municipal ha estado removido. Al parecer, hoy ha habido una más que tensa reunión, comisión o como se llame donde se dice, se comenta y se rumorea que han tratado temas harto delicados referentes a Hidrogea. Los gritos se oían desde la calle.

Se dice en los mentideros que habría habido una información o resolución demoledora que le daría la razón a quien hasta ahora todos han puesto a caldo: el concejal del grupo catalán Meca García. De ser así, éste no tardará mucho en confirmarlo vía rueda de prensa o página de Facebook, como hoy ha hecho con la rescisión, por fin, del arrendamiento de un local en la calle Pío XII por parte de Limusa. A Patro seguro que le habrá dado un soponcio pero que no se preocupe porque como justo al lado está el Mercado del Sol, que me dicen que está siempre de bote en bote, no le van a faltar “novios”. Me juego que lo ha vuelto a alquilar ya sin necesidad de poner anuncios. De eso nos encargamos el tal Meca y yo mismo. Señores, señoras y señoros, local en alquiler en Pío XII, junto Mercado del Sol. Barato, barato.

Y, sin que sirva de precedente, me hago eco de una noticia de la amiga Pilar donde hace algo parecido a lo que yo hago en MI medio, es decir, meter algo de intrahistoria. Me ha hecho cierta gracia cuando me han dicho que le eche un ojo a la noticia del medio en el que trabaja, donde informa que mi Penchico ha encontrado -¡alabado sea el señor!- el solar largamente buscado para construir el centro de salud de San Cristóbal. Pues bien, Pilar no ha desaprovechado la ocasión de hacerle un guiño a su Pío incluyendo la “anécdota” de que, curiosamente, el ayuntamiento ha comprado la que era la casa de su suegro, el padre de Pío Pérez, médico del mismo nombre que el ex diputado y ex firme candidato a la alcaldía lorquina. En fin. Uno que “hace escuela”, supongo. En cualquier caso, enhorabuena a los rabaleros de toda índole y condición por lo que algún día será el Centro de Salud “Dr. Pío Pérez Periago”… Es que, a veces, lo mejor es no decir ni pío, porque la gente es muuuuuuu malpensá y ve cosas que no son. O sí.

Escribidor de Vuesas Mercedes, FJ ÁLBAREZ-FAJARDO SASTRE

Imagen: de un blog que en su día me robó a mí una sin citarme. Hale.

Postdata: De ser lo último cierto, me sumo a la petición no pedida de doña Pilar para que el centro de salud lleve el nombre de su suegro; y le hago el favor de añadir a la noticia la foto de Pío, su marido. Lo hago porque ella ha tenido que poner la de mi Penchico y yo puedo poner la de quien quiera. Además, como Pío es amigo (o así siempre lo he considerado) desde hace muchos años, me apetece ponerla. Dicho y hecho.

Comentarios de los lectores

Sin comentarios.

Dejar un comentario

*