El reprobado voto del Sr. Meca

El reprobado voto del Sr. Meca

Es menester en esta eterna campaña electoral, justo cuando están caídas las redes sociales «a nivel mundial», que diría el ignorante, que dedique siquiera un ratico al reprobado, aunque para la gente normal no reprobable, concejal del Excmo. Ayuntamiento de Lorca, el musiquillo Antonio Meca García.

Es Antonio Meca persona inconformista, como ocurre a la mayor parte de los que se han hecho a sí mismos. Meca, nacido en la lorquinísima diputación de Purias, hubo de bregar desde niño con la penuria económica en la que aquella maldita inundación del 73 dejó a su familia.

La asistencia social de aquella época les consiguió una vivienda más que digna junto al Ayuntamiento, pared con pared, en lo que entonces era la calle de Prim, número 2, sobre la botica que regentó hasta su muerte el sin par D. José Sala Just, quien fuese alcalde constitucional de Lorca.

Apadrinado por el que fue director de la Banda Municipal de Música. D. Rafael Rosell Cebrián, tanto él como su hermano mellizo realizaron estudios musicales. Antonio continuó en el mundo de la música, siendo en la actualidad titulado superior de música y diplomado en magisterio musical, así como director de banda. Y llegó a director de aquella banda municipal de la que hoy no quedan ni los huesos y por la que tanto ha luchado para devolverle no solo la efectiva titularidad municipal sino el esplendor de antaño, hoy degradado hasta la náusea.

Reprobado por el Pleno municipal gracias a la alianza entre el facherío lorquino y el rojerío, a quien tan acertadamente llama Meca el «pepiú», quien haya tenido ocasión de ver el vídeo no podrá reprimir el vómito cuando compruebe que su reprobación ha sido por cumplir con el deber que le impusieron los ciudadanos a él y a los reprobadores. Él cumplió y los reprobadores ya sabemos…

Decir de un político que ha cumplido es inédito en la España moderna, es decir, desde los Reyes Católicos hasta la actualidad. Y en lugar de hacerle un homenaje lo intentan arrastrar ¡con la aquiescencia y complicidad del partido catalán por el que se presentó y obtuvo acta de concejal!

Es lógico que «su» partido, del que aún no lo han echado como militante, intente defenestrarlo. Ese partido, de infausto presente y negro futuro, está siendo, al parecer, según demuestran las pruebas y siendo quien esto escribe testigo privilegiado y directo de ello, financiado ilegalmente y recibiendo aportaciones más que sustanciosas de lo que en Lorca se llama Aguas de Lorca, empresa mixta con capital municipal en un 51%.

Y hete aquí que Meca, en contra de las «recomendaciones» de «su» partido ha sacado a la luz la inmensa corrupción que todos y cada uno de los empleados de dicha empresa parecen conocer y callan vergonzosamente temiendo su depuración, como siempre ha ocurrido y, si no lo remediamos, seguirá ocurriendo.

Es la punta de un iceberg que Antonio Meca, desde CiudaLor y, probablemente, desde la alcaldía de Lorca, hará emerger para beneficio de Lorca y del bolsillo de los lorquinos.

Cuando Meca asegure a los votantes patrios que desde su sillón de la alcaldía su primera decisión sea eliminar, en lo posible, el injusto e inmoral impuesto denominado plusvalía, bajar al mínimo razonable el impuesto de circulación y hacer lo propio con el IBI y el recibo de agua, los lorquinos sabrán quién lucha por el pueblo y quién se aprovecha de él.

Lo veremos en la encuesta definitiva, cuando los colegios electorales hayan dictado sentencia.

FJ ÁLBAREZ-FAJARDO Y SASTRE, escribidor de Vuesas Mercedes

Comentarios de los lectores

Sin comentarios.

Dejar un comentario

*